II. Reinterpretando la ubicación de la Atlántida: la Isla de Atlas.

Etimológicamente hablando, Atlántida significa Isla de Atlas¹, por lo tanto, deberíamos partir de la siguiente premisa: si no hay Atlas, no hay Atlántida. Esta teoría sugiere que el mítico titán Atlas podría haber sido el Pico del Cielo (1.508 m.s.n.m.), una montaña que aparenta tener una cabeza piramidal y dos robustos hombros sobre los cuales parece descansar la bóveda celeste.

Fig. 1. El Pico del Cielo (Atlas) parece tener cabeza y hombros.

En cualquier lugar del planeta se ha tratado de encontrar la Atlántida, pero no podemos olvidar que, según el propio Platón, la Atlántida dio nombre al Atlántico. Para un navegante griego de la Antigüedad más remota, las tierras que conforman el sur peninsular constituían los confines del mundo (el Occidente).² Si analizamos un mapa del continente europeo, podemos percatarnos de que es la Península Ibérica aquella que marca el fin del mar Mediterráneo, y a su vez, el inicio del océano Atlántico.

Fig. 2. Situación de la Península Ibérica.

Nuestra península es prácticamente una isla, pues está rodeada de agua por todas partes con la única excepción del istmo de los Pirineos. Si navegásemos en un barco griego que surca las aguas del mar de Alborán en el II milenio a.C., tendríamos que llegar hasta el Golfo de Vizcaya para percatarnos de que, realmente, la Península Ibérica es una península y no una ínsula. 

Fig. 3. Configuración de la Península Ibérica.

“Según Platón (Critias, 112a-121c), la Atlántida había sido una extensísima y rica isla «situada frente al estrecho… de las columnas de Hércules», que, gobernada por una dinastía de reyes descendientes de Poseidón, era una tierra feraz, recorrida por numerosos cursos de agua, rica en metales, ganados y en frutos de la tierra” (Rodríguez Oliva). ³

Fig. 4.  Ríos más importantes de España.

De acuerdo con Platón (Timeo, 24e-25d), la Atlántida fue una poderosa civilización que dominó el norte de África y el oeste de Europa, hasta que su expansión fue detenida por la ciudad de Atenas. Aquel reino se situaba en una isla de vasta extensión, más grande que Libya y Asia Menor juntas. Aquella isla era también el camino hacia otras islas, desde las cuales se podía pasar a un continente opuesto e ilimitado que bordea el verdadero océano. ⁴

peni-nsula-sequia1
Fig. 5. La Península Ibérica: La Atlántida.

“El verdadero océano” haría referencia al Océano Atlántico. Teniendo esto en cuenta, las Canarias y las Azores podrían ser esas otras islas desde las cuales se podía pasar al “continente opuesto”. Estos archipiélagos son nexos marítimos entre Europa y América, por lo tanto, ese continente opuesto e ilimitado que bordea el verdadero océano, podría ser una temprana mención a lo que hoy conocemos como América. Este hecho implicaría que los atlantes fueron los primeros en alcanzar las costas del continente americano, mucho antes de que Colón llegase a Guanahani (Bahamas) en 1492 o de que los vikingos llegasen a Terranova (Canadá) en torno al año 1000 d.C. ⁵

Fig. 6. Localización de las Islas Canarias. 

La Atlántida o Atlantis fue un reino legendario situado en la isla del lejano oeste, una isla que los dioses hundieron en el océano para castigar a sus gentes por su inmoralidad. El término atlantes fue utilizado por los antiguos griegos para designar a las colonias fenicias del norte África, es decir, aquellos que vivían cerca de las montañas del Atlas. Diodoro de Sicilia (historiador griego del s. I a.C.) describió la mitología titánica de los atlantes y sus numerosas guerras contra las guerreras amazonas libias. ⁶

Peninsula ibercia.jpg
Fig. 7. La Península Ibérica: La Atlántida.

En la actualidad, cuando hablamos del Atlas nos referimos a la extensa y elevada cordillera que recorre el noroeste de África. Este sistema montañoso tiene una longitud de 2.400 km y recorre Túnez, Argelia y Marruecos. Su pico más alto es el monte Toubkal (4.167 m.s.n.m.), emplazado en el suroeste de Marruecos. ⁷ 

Fig. 8. Localización de la cordillera del Altas.

Sin embargo, la localización del Atlas y de las Hespérides en África es un fenómeno reciente. En el periplo de Pseudo-Excílax (finales s. IV – inicios s. III a.C.) se describe someramente la costa de Mauritania, pero no se alude ni al Altas ni al Jardín de las Hespérides en la región. Eudoxo de Cícico (2ª mitad s. II a.C.) fue un navegante griego que circunnavegó África y pasó por Mauritania, pero no hizo mención alguna al Jardín de las Hespérides. En época de Polibio (s. II a.C.) ya se situaba el Atlas en Mauritania, pero en periplos más antiguos como el del rey cartaginés Hannón el Navegante (s. V a.C.), tampoco se menciona el Jardín de las Hespérides o el Atlas en Mauritania (Blázquez Martínez). ⁸

Fig. 9. Periplo de Hannón (s. V a.C.).

Por lo tanto, el Atlas podría haber cambiado de ubicación en función del momento histórico. Existe la posibilidad de que, durante la Antigüedad más remota, la verdadera y primigenia cordillera del Atlas estuviese al otro lado del mar, siendo lo que hoy conocemos como Sistemas Béticos. Más concretamente, la cordillera del Atlas debería haber sido la cordillera Penibética, ya que se dispone de forma paralela al mar, pudiendo ser divisada desde una embarcación. 

betica.jpg
Fig. 10. Cordilleras Béticas.

Si esto fuese cierto, lo más lógico sería pensar que el titán Atlas debería haber sido el pico Mulhacén (Granada), la cima más elevada de toda la península Ibérica. No obstante, este pico no posee una cabeza y unos hombros fácilmente reconocibles, por lo tanto, no puede ser identificado como Atlas. Del mismo modo, el ya mencionado monte Toubkal (Marruecos) también carece de los atributos físicos que caracterizaban al mítico titán que sostenía el peso del cielo sobre sus hombros. 

Mulhacen y Alcazaba
Fig. 11. Mulhacén (3.478 m.s.n.m.).
Fig. 12. Toubkal (4.167 m.s.n.m.).

La apariencia que presenten estas montañas al ser observadas desde el interior, no importa demasiado. Lo que realmente transciende es la forma que estas cumbres presenten al ser divisadas desde el mar, pues las civilizaciones de la Antigüedad son sociedades marineras y los mitos y leyendas se transmiten a través de los periplos marítimos. A pesar de ser bastante menor en altura que el Mulhacén o el Toubkal, nuestro titán se caracteriza por su apariencia “antropomorfa”, ya que en él podemos distinguir una cabeza piramidal y dos robustos hombros. Además, el Pico del Cielo (1.508 m.s.n.m) se dispone inmediatamente próximo al mar de Alborán, el mar que constituyó los confines del mundo antiguo. 

IMG_20190308_185548_resized_20190315_123255653.jpg
Fig. 13. El Pico del Cielo: el titán Atlas.

Esta teoría se enfrenta a un problema de grandes dimensiones: precisar la localización exacta de la capital de la Atlántida. En el diálogo de «Critias» (108e-109c & 113c-121c), Platón indica que la Atlántida se encontraba más allá de las Columnas de Hércules, es decir, más allá del Estrecho de Gibraltar.⁹ Por lo tanto, si nos ceñimos a los textos platónicos, deberíamos buscar la Atlántida en el entorno de las provincias de Cádiz y Huelva y no en la costa oriental malagueña.

Fig. 14. Estrecho de Gibraltar.

En sus diálogos, Platón (427-347 a.C.) nos cuenta una historia que Critias (460-403 a.C),  escuchó de su abuelo cuando era niño. El abuelo de Critias la escuchó de Solón (638-558 a.C.), el afamado legislador ateniense, a quién le llegó aquella historia a través del relato de unos sacerdotes egipcios de Sais, una ciudad situada en el delta del Nilo. ¹⁰

No es mi intención poner en duda las palabras del sabio Platón, a quien sin duda hemos de agradecer la composición de aquellos explícitos diálogos. No obstante, considero oportuno el hecho de plantear una posibilidad cuanto menos factible: ciertos aspectos de la historia de la Atlántida, como por ejemplo su ubicación, podrían haber sido alterados como consecuencia de equívocas transmisiones de información sucedidas a lo largo de los siglos.

la atlantida
Fig. 15. Reconstrucción idealizada.

¿Cuánto tiempo transcurre entre el momento en el que la Atlántida sucumbe ante violentos terremotos e inundaciones, y el momento en el que Solón escucha aquella historia en la ciudad egipcia de Sais?

Fig. 16. Solón (638-558 a.C.).

Esta teoría propone que el cataclismo que propició el final de la Atlántida, fue en realidad un devastador terremoto que se produjo mientras se precipitaban intensas lluvias torrenciales. Aquel acontecimiento, pudo ser el mismo que taponó la entrada natural de la Cueva de Nerja en torno al 1.600 a.C. Hace aproximadamente 3.600 años, la gran arcada que daba acceso a la cavidad fue sepultada para siempre al producirse un gran deslizamiento de tierra. ¹¹

59.jpeg
Fig. 17. Antiguo acceso a la Cueva de Nerja.

Supongamos, por lo tanto, que la Atlántida fue devastada sobre el 1.600 a.C. y tengamos en cuenta que Solón nació en el 638 a.C. Si este cálculo fuese medianamente aproximado, estaríamos hablando de casi 1.000 años de margen cronológico para que una historia real, pero a la vez confusa y remota, sea intencional o accidentalmente edulcorada.

Fig. 18. Reconstrucción idealizada.

La Atlántida fue un reino que se caracterizó por la abundancia de agua, y resulta que Nerja cumple sobradamente con ese requisito, pues el río Chíllar, el más importante de la localidad, posee un caudal estable durante todo el año, incluso en los períodos de sequía. ¹²

Fig. 19. Atlántida: La isla de Atlas.

El nombre de Nerja procede del término árabe Narija (Narixa), que significa manantial abundante. Aquel nombre, derivado de un topónimo prerromano, aludiría al manantial de Maro y a la abundancia de agua en la zona (Pulido Pastor).¹³ Dicho manantial es conocido como el nacimiento de Maro, una corriente de agua que discurre no lejos de la Cueva, hasta llegar al mar en forma de bella cascada.

Fig. 20. Cascada de Maro.

El núcleo radial de la capital de la Atlántida podría haberse situado en las proximidades del Cerro de los Cancharrales. Según esta teoría, esta elevación sería una de las ninfas Hespérides, que al ser hijas de Atlas, también fueron llamadas Atlántides. Este cerro presenta una escasa altitud en la actualidad, pero a pesar de ello sigue siendo un lugar aparentemente idóneo para establecer un poblado.

Fig. 21. Pico del Cielo (titán Atlas) y Cerro de los Cancharrales (Hespéride/Atlántide).

El Cerro de los Cancharrales cumple con los denominados patrones de asentamientos, es decir, posee las características necesarias para ser ocupado por grupos humanos:

  • es una elevación que garantiza la defensa,
  • se sitúa justo enfrente del mar,
  • está rodeada por cursos de agua.
Fig. 22. Cerro de los Cancharrales (Nerja).

El Cerro de los Cancharrales está muy próximo a río Seco y no lejos del río Chíllar. Por lo tanto, las gentes que se asentasen sobre este cerro dominaban una fértil vega, tenían acceso a agua potable y a los recursos procedentes del mar. Sin embargo, también hemos de señalar que esta elevación está expuesta a una tremenda erosión, provocada por:

  • los fuertes vientos marítimos,
  • el constante y elevado riesgo sísmico,
  • las devastadoras y periódicas lluvias torrenciales.
Fig. 23. Cerro de los Cancharrales (Nerja).

Además, entre el río Seco (izq.) y el río Chíllar (der.), discurre un tercer arroyo intermedio que circunda el Cerro de los Cancharrales. No obstante, el cauce de este riachuelo únicamente conduce agua cuando se precipitan lluvias de considerable intensidad.

rios vega playazo
Fig. 24. De izquierda a derecha: río Seco, Cancharrales, tercer arroyo  y río Chíllar.

A causa de inmediata proximidad entre el mar y las montañas, el río Chíllar presenta un elevadísimo desnivel medio (7,3 %).¹⁴ En consecuencia, cuando se produce el fenómeno de la lluvia torrencial, las aguas que se acumulan en la Sierra de Almijara descienden con una fuerza imparable hasta desembocar en el mar de Alborán. Este hecho propicia y agrava la constante erosión que sufre el Cerro de los Cancharrales, pues se trata de una elevación que se encuentra entre la espada y la pared, entre las aguas del mar y escarpadas montañas. 

el-playazo
Fig. 25. Cerro de los Cancharrales (Nerja).

El Cerro de los Cancharrales se encuentra muy cerca del polígono de Castillo Alto, lugar del emplazamiento del núcleo urbano de Narija (Narixa).¹⁵ Sin embargo, los restos arqueológicos vinculables a la Nerja musulmana son verdaderamente escasos, estando en la actualidad sepultados o tremendamente erosionados. Hablamos de un yacimiento medieval (900 d.C.), es decir, un yacimiento correspondiente a una época relativamente próxima en tiempo en comparación con los restos arqueológicos que nosotros buscamos (1.600 a.C.). 

NARIXA
Fig. 26. Cerro de los Cancharrales y polígono de Castillo Alto (ubicación de Narixa).

Retrocedamos hasta el s. VII a.C., época de la colonización fenicia del sur peninsular. Los fenicios fueron navegantes procedentes del Próximo Oriente, sociedades marineras que cruzaron el Mediterráneo y que se asentaron en distintos lugares del sur peninsular. Sin embargo, “las personas que deseen conocer los yacimientos fenicios no podrán ver mucho, pues la práctica totalidad se encuentran enterrados. Si bien no es lo ideal, es la mejor opción hasta que no se adopten adecuadas medidas de conservación y de puesta en valor, pues los restos arqueológicos sufrirían un fuerte proceso de deterioro y destrucción” (Martín Córdoba). ¹⁶

yacimientos fenicios.jpg
Fig. 27. Asentamientos fenicios en la Axarquía.

Si un yacimiento medieval como Narija (900 d.C.) o los distintos yacimientos fenicios de la Axarquía (600 a.C.) han sufrido semejante deterioro, ¿en qué estado de conservación podríamos encontrar aquellos yacimientos cuya cronología se remonte, como mínimo, a la Edad del Bronce (1.600 a.C.)?

Debemos tener en cuenta que el transcurso del tiempo puede llegar a transformar enormemente el relieve, moldeándolo a su antojo. El Cerro del Peñón en Torre del Mar (imagen anterior) estaba bañado por las aguas del mar en el 600 a.C. En la actualidad, hay casi mil metros de arrastres sedimentarios que han colmatado la antigua desembocadura del río Vélez, modificando notoriamente la configuración de la línea de costa. 

Fig. 28. Cerro del Peñón (600 a.C.).
Fig. 29. Cerro del Peñón (actualidad).

Al igual que el Cerro del Peñón en Torre del Mar, el Cerro de los Cancharrales en Nerja también se encontraba más cerca del mar, pues se emplaza frente a la Vega del Playazo, zona colmatada en la actualidad por los arrastres sedimentarios de los cursos de agua que discurren por la localidad nerjeña. Por lo tanto, los barcos de la Antigüedad más remota, prácticamente podían arribar en este cerro, pues entonces la Vega del Playazo era navegable, encontrándose la línea de costa más al interior.

Fig. 30. Cancharrales, Vega  y N-340.

Mucho antes de que los fenicios llegasen al sur peninsular, en el Cerro de los Cancharrales (Nerja) pudo existir un asentamiento de tipo argárico. El Argar fue una civilización que se desarrolló durante la Edad del Bronce y que está ampliamente documentada en el sureste peninsular. El núcleo principal de la cultura argárica abarcaba las provincias de Almería, Murcia y Granada, aunque también se extendieron por las provincias de Alicante, Málaga y Jaén. ¹⁷

Fig. 31. Territorio argárico.

Estas gentes llevaron a cabo una intensificación de la agricultura, explotando fértiles vegas que eran controladas desde cerros estratégicos. El carácter defensivo natural de estos emplazamientos provoca que, en ocasiones, sea innecesaria la edificación de sólidas estructuras defensivas. La principal preocupación era tener garantizado el suministro de agua buscando la existencia de manantiales o supliéndola mediante la construcción de grandes aljibes (Ferrer Palma).¹⁸ El más celebre de los asentamientos argáricos documentados es el de la Bastida de la Totana (2.200-1.550 a.C.), en Murcia.

Fig. 32. Reconstrucción de la Bastida.

Si nos remontamos aún mas en en el tiempo y retrocedemos hasta la Edad del Cobre, hemos de mencionar el yacimiento de Los Millares (2.700-1.800 a.C.), considerado como el más importante de los yacimientos calcolíticos europeos. Estos antiguos almerienses fueron pioneros en el uso de la metalurgia del cobre en el Mediterráneo Occidental y además desarrollaron una espléndida cultura agrícola. Su poblado contaba con un excelente sistema defensivo, protegido por cuatro líneas de murallas que aprovechaban la disposición del río Andarax y de la rambla del Huéchar. Cabe destacar que estas gentes construyeron una impresionante necrópolis con más de cien tumbas colectivas, pues no encontramos nada comparable en la Europa de aquella época. ¹⁹

Fig. 33. Reconstrucción de los Millares.

Otro yacimiento que sin duda hemos de mencionar, es el “macro-poblado” de Marroquíes Bajos, en Jaén. La fase de ocupación más destacada de este asentamiento fue durante durante la Edad del Cobre, alcanzando 1 km de diámetro y siendo hogar de 40.000 personas. El espacio habitado se organizaba en una serie de anillos concéntricos delimitado por un sistema de fosos de agua excavados. ²⁰

Fig. 34. Marroquíes Bajos (topografía).

El investigador cubano Georgeos Díaz-Montexano ha propuesto que Marroquíes Bajos podría haber sido una ciudad hermanada con la capital de la Atlántida.²¹ Esta interesante propuesta es sumamente factible si tenemos en cuenta la impresionante arquitectura del yacimiento jienense, basada en un sistema defensivo de anillos concéntricos de tierra y agua. Desgraciadamente, los terrenos donde se encuentra esta espléndida ciudad de la Antigüedad, pertenecen a empresas constructoras que para nada pretenden la consolidación de este excepcional yacimiento. 

Fig. 35. Marroquíes Bajos (idealización).

Es imprescindible hablar brevemente de estos yacimientos (Bastida de la Totana, Los Millares y Marroquíes Bajos) para poder así conocer las pautas arquitectónicas que empleaban las gentes que poblaban el sur peninsular en el  III y II milenio a.C. De esta forma, podemos imaginar que tipo de construcciones encontraríamos sobre el Cerro de los Cancharrales o sobre los otros muchos cerros que existen en Nerja.

Fig. 36. Cerro de los Cancharrales (Nerja).

Gracias al testimonio oral de arqueólogos e historiadores, descubrí que el Cerro de los Cancharrales ya había sido prospectado en diversas ocasiones en busca de estructuras fijas que pudiesen vincularse al establecimiento de grupos humanos. Sin embargo, esta erosionada elevación carece de restos arqueológicos que puedan asociarse a templos, edificios o murallas. Lo que sí es cierto, es que las inmediaciones de la este cerro están repletas de fragmentos de cerámica de época romana (terra sigillata).

Fig. 37. Cerro de los Cancharrales (Nerja).

No obstante, la capital de la Atlántida también podría haberse situado sobre un cerro altamente urbanizado que se ubica frente a la Playa de Burriana. Según esta teoría, esta elevación podría ser una de las ninfas Pléyades, que al igual que las ninfas Hespérides, también fueron hijas Atlas (Atlántides). 

Screenshot_20190422-180308
Fig. 38. Cerro de Burriana (Nerja).

Al igual que los Cancharrales, el cerro de Burriana también está rodeado por cauces de agua y se sitúa justo enfrente del mar. Por lo tanto, nos encontramos ante otra elevación aparentemente idónea para establecer un asentamiento. Sin embargo, la existencia de esos cauces conlleva también un mayor efecto erosivo, pues su inclinación contribuye a agravar los efectos de las destructivas riadas. 

Recorte Burriana
Fig. 39. Playa de Burriana (Nerja).

Estas elevaciones (Pléyades/Atlántides) que dominan la Playa de Burriana, y que se sitúan bajo la atenta mirada del Pico del Cielo (Atlas), podrían haber estado amuralladas durante la Antigüedad más remota. No es descabellado pensar que los antiguos pobladores de esta región costera podrían haberse asentado sobre estos escarpados promontorios, moldeando los cursos de agua a su antojo para crear un sistema defensivo basado en anillos concéntricos de tierra y agua.

Fig. 40. Cerro de Burriana (Nerja).

Sin embargo no podemos olvidar que la cercanía al mar, la inclinación del terreno, las periódicas y destructivas lluvias torrenciales, el elevado y constante riesgo sísmico y la creciente saturación urbanística, dificultarían enormemente la localización de restos arqueológicos vinculables a la desaparecida civilización atlante. 

 

  • Bibliografía: 

  1. Atlantis, Lost Island Kingdom of Greek Legend. Theoi Greek Mithology. https://www.theoi.com/Phylos/Atlantes.html
  2. Rodríguez Oliva, Pedro (2002). Historia de Andalucía (2ª edición), p. 58
  3. Rodríguez Oliva, Pedro (2002). Historia de Andalucía (2ª edición), p. 58
  4. Atlantis, Lost Island Kingdom of Greek Legend. Theoi Greek Mitology. https://www.theoi.com/Phylos/Atlantes.html
  5. Alonso, Rodrigo (29/10/2018). Los vikingos, el primer pueblo de la historia en llegar a América. ABC. https://www.abc.es/historia/abci-vikingos-primer-pueblo-europeo-historia-llegar-america-201810280219_noticia.html
  6. Atlantis, Lost Island Kingdom of Greek Legend. Theoi Greek Mitology. https://www.theoi.com/Phylos/Atlantes.html
  7. Atlas (cordillera). Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Atlas_(cordillera)
  8. Blázquez Martínez, José María. Gerión y otros mitos en Occidente, p. 29
  9. Atlantis, Lost Island Kingdom of Greek Legend. Theoi Greek Mitology. https://www.theoi.com/Phylos/Atlantes.html
  10. La Atlántida en los diálogos de Platón. http://www.culturandalucia.com/TARTESOS/PLATON_DIALOGOS_CRITIAS_ATLANTIDA.htm
  11. Liñán Baena, Cristina; Del Rosal Padial, Yolanda; Simón Vallejo, María Dolores; Extremera López, Francisco. Cueva de Nerja, p. 36
  12. Chíllar. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Chíllar
  13. Pulido Pastor, Antonio. Parque natural de las sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, p. 67
  14. Chíllar. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Chíllar
  15. Cerro de los Cancharrales. Guía digital del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Código 01290750029. https://guiadigital.iaph.es/bien/inmueble/20286
  16. Martín Córdoba, Emilio. Rutas históricas por la Axarquía, p. 17
  17. Ferrer Palma, Enrique. Historia de Andalucía (2ª edición), p. 45
  18. Ferrer Palma, Enrique. Historia de Andalucía (2ª edición), p. 45
  19. Enclave arqueológico de Los Millares. Andalucía.org. http://www.andalucia.org/es/turismo-cultural/visitas/almeria/monumentos/enclave-arqueologico-los-millares/
  20. Díaz Montexano, Georgeos. La leyenda histórica de la Atlántida y la primigenia Jaén. ATLANTIS.NG. El libro de Georgeos Diaz Montexano y National Geographic. http://atlantisng.com/blog/la-leyenda-historica-de-la-atlantida-y-la-primigenia-jaen-diario-jaen-19032017/
  21. Díaz Montexano, Georgeos. La leyenda histórica de la Atlántida y la primigenia Jaén. ATLANTIS.NG. El libro de Georgeos Diaz Montexano y National Geographic. http://atlantisng.com/blog/la-leyenda-historica-de-la-atlantida-y-la-primigenia-jaen-diario-jaen-19032017/

 

  • Imágenes:

  1. Bueno Jiménez, Miguel (2009). http://miguelbueno.blogspot.com/2009/06/cuesta-del-cielo-nerja.html.
  2. Mapas Interactivos de Didactalia. https://mapasinteractivos.didactalia.net/comunidad/mapasflashinteractivos/recurso/peninsulas-de-europa-toporopa/b51b91e6-39f6-405a-a256-b9330a8ca0b47.
  3. Península Ibérica. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Península_ibérica
  4. Dibujalia. Mapa ríos de España. http://www.dibujalia.com/dibujos-mapa-rios-espa%F1a-3318.htm.
  5. Enorme falta de vegetación en la península Ibérica a las puertas del invierno (20/11/2017). Meteo Iberia. https://meteoiberia.es/enorme-sequedad-peninsula-invierno/.
  6. Martín, Alberto (26/11/2018). La influencia de la geografía en la historia de España. Geografía Infinita. https://www.geografiainfinita.com/2018/11/la-influencia-de-la-geografia-en-la-historia-de-espana/.
  7. https://www.genbeta.com/web/cazadores-de-fakes-no-la-peninsula-iberica-no-se-ve-asi-desde-el-espacio.
  8. Atlas (cordillera). Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Atlas_(cordillera).
  9. Periplo de Hannón. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Periplo_de_Hannón.
  10. – – – – – – – – – –
  11. http://www.montanerosvallisoletanos.es/semana-santa-2014-del-17-al-20-de-abril-mulhacen-veleta-alcazaba-sierra-nevada-refugio-de-poqueira-granada/.
  12. https://www.guiademarruecos.com/el-atlas/gran-atlas/ascension-yebel-toubkal/.
  13. Puentes Bueno, Juan (2019).
  14. Estrecho de Gibraltar. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Estrecho_de_Gibraltar.
  15. https://decoracion-nautica.com/SmartBlog/35_atlantida.html
  16. https://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/solon.htm.
  17. Díaz, Enrique (ilustrador). Cueva de Nerja, p. 36. 
  18. https://www.alfabetajuega.com/noticia/la-atlantida-podria-ser-la-expansion-de-assassins-creed-odyssey-para-jugar-en-2019-d-125412.
  19. https://www.hometogo.es/maro/
  20. Cascada Maro (YouTube). https://www.youtube.com/watch?v=zZmdO1he8iI.
  21. Puentes Bueno, Juan (2018).
  22. Puentes Bueno, Juan (2018).
  23. Google Earth (2018).
  24. Google Earth (2018).
  25. https://nerja.portaldetuciudad.com/es-es/informacion/el-playazo-014_493_1_3524.html.
  26. Google Earth (2018).
  27. Martín Córdoba, Emilio. Rutas históricas por la Axarquía, p. 17.
  28. https://feniciosaxarquia.wordpress.com/el-entorno-del-cerro-del-penon/.
  29. https://feniciosaxarquia.wordpress.com/el-entorno-del-cerro-del-penon/.
  30. http://nerjasinburbujas.blogspot.com/.
  31. http://www.elargar.com/inicio/.
  32. YouTube: revives. La Bastida de la Totana, reconstrucción 3D. https://www.youtube.com/watch?v=8maifTI3b2g.
  33. Caminando por la historia, Los Millares. https://caminandoporlahistoria.com/los-millares/.
  34. Marroquíes Bajos. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Marroquíes_Bajos.
  35. http://atlantisng.com/blog/el-resurgir-de-la-atlantida-viaja-hasta-la-antigua-jaen-el-documental-de-james-cameron-se-estrena-esta-noche-en-dmax/.
  36. Puentes Bueno, Juan (2018).
  37. https://nerja.portaldetuciudad.com/es-es/informacion/el-playazo-014_493_1_3524.html
  38. Instagram: Welcome to Nerja (2019).
  39. Google Earth (2018). 
  40. Instagram: Banasiak, Byron (2019).

 

Nerja, capital de la Atlántida ®

Juan Puentes Bueno

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s