El sur peninsular: un lugar sagrado para los pueblos de la Antigüedad.

Atlántida significa Isla de Atlas, y Atlas, según la mitología griega, era el titán que sostenía el cielo sobre sus hombros. Diversos textos egipcios mencionan la isla de Shu, el dios que sostiene y eleva el cielo. También se nombra la ciudad de Hazla o Azla: el dios que habita en ella, es aquel que soporta o carga el cielo. Por lo tanto, para los egipcios, el dios Shu sería el equivalente del titán Atlas (Díaz Montexano). ¹ 

Fig. 1. Atlas o Shu sosteniendo el cielo sobre sus hombros

En la antigua Sexi (actual Almuñécar) se encuentra la Necrópolis Laurita, una necrópolis fenicia del s. VII a.C. conformada por tumbas de pozo excavadas en la roca. En estos enterramientos se hallaron ánforas de alabastro, utilizadas como urnas funerarias, que presentan cartelas jeroglíficas de faraones pertenecientes a la XXII dinastía egipcia. Nos referimos a Osorkon II, Seshonk II y Takelotis II, faraones del s. IX a.C. También hay destacar el hallazgo de vasos fabricados en huevos de avestruz, y un espectacular vaso de mármol veteado que lleva una inscripción de Apofis I, faraón que gobernó Egipto en el s. XVI a.C. (Rodríguez Oliva). ²

Fig. 2. Vaso de Apofis I (1.574-1.534 a.C.).

Manuel Pellicer Catalán fue el principal responsable de las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo en este yacimiento sexitano. Tradicionalmente, los arqueólogos han interpretado que la aparición de estas urnas egipcias se debe al comercio entre fenicios y autóctonos del sur peninsular. Mi interpretación, por otra parte, es bastante más osada, aunque no deja de ser una posibilidad factible:

Si cogiésemos un barco desde la antigua Sexi (Almuñécar) y zarpásemos hacia Occidente realizando una navegación de cabotaje (es decir, tomando como referencia las montañas), al pasar frente a lo que hoy es Nerja divisaríamos cimas piramidales que dominan el paisaje y que convergen con las aguas del mar. Estas montañas se emplazan en los confines del mundo antiguo, hecho que les otorga una profunda carga simbólica.

Fig. 3. La Atlántida: La isla de Atlas.

En Algarrobo-Costa encontramos la Necrópolis de Trayamar, un hipogeo fenicio del s. VII a.C. construido con sillares de arenisca y vigas de madera. Las excavaciones, dirigidas por Hermanfrid Schubart y Hans Georg Niemeyer, sacaron a la luz vasos de alabastro de origen egipcio que fueron utilizados como urnas funerarias. Pero sin duda, la pieza más destacada de este yacimiento es un medallón de oro granulado que ilustra como se originó el universo según las concepciones cosmogónicas de los antiguos egipcios. Existen medallones con escenas similares en Cartago, Malta, Ibiza, Cádiz y Badajoz. Sin embargo, este medallón hallado en Algarrobo presenta una ejecución más elaborada. La función de estos amuletos era proteger al difunto en el más allá, y por ello, se colocaban en las tumbas. ³

Fig. 4. Medallón de Trayamar (s. VII a.C.).

En el Medallón de Trayamar se representa la colina primigenia, rodeada por dos cobras uraei en cuyas cabezas descansan sendos halcones, aves que simbolizan o representan al dios Horus. Sobre la colina aparece un creciente lunar que se dispone en forma de U, y sobre este, un disco solar alado y dos serpientes afrontadas.

Para los antiguos egipcios, el origen del mundo está en la colina primigenia, también llamada isla o huevo primigenio, que emergió del océano del caos (Nun) y fue el lugar donde nació el sol (Ra). Más tarde, esta idea sería asimilada por el mundo fenicio.⁵ Aquel huevo primigenio podría haber sido La Maroma (2.069 m.s.n.m), una montaña que al igual que la colina primigenia representada en el medallón de Trayamar, carece de picos acentuados y presenta un aspecto ovalado. Bien es cierto que la Maroma no se encuentra en el océano, pero sí que parece emerger del mar de Alborán, las últimas aguas del Mediterráneo antes del comienzo del Atlántico.

Fig. 5. La Maroma sobre Algarrobo-Costa.

Por el contrario, la colina primigenia representada en el medallón de la necrópolis orientalizante de Medellín (Badajoz), no es tan ovalada como la de Trayamar, pues presenta un aspecto bastante más piramidal. Este amuleto argénteo, hallado por Martín Almagro Gorbea, fue realizado mediante incisiones y no por la técnica del granulado. Además, si nos fijamos detenidamente en la iconografía, el “creciente lunar” que hay sobre la “colina primigenia” se dispone en forma de U invertida, alterando claramente su posición respecto al medallón anterior. ⁶

medallón medellin
Fig. 6. Medallón de Medellín (s. VII a.C.).

¿Por qué se produce esta diferenciación en la forma de la colina primigenia y en la posición del creciente lunar que hay sobre ella? Estos detalles podrían parecer irrelevantes, pero hablamos de amuletos simbólicos que juegan un papel destacado en los rituales funerarios. Quizás, el creciente lunar representado en el medallón de la necrópolis de Medellín, podría ser en realidad la representación de un eclipse lunar.

Fig. 7. Eclipse lunar.

Según la mitología griega, el titán Cronos utilizó una hoz para castrar a su padre Urano (el Cielo). Después de ello, gobernó el cosmos durante la mitológica Edad Dorada, hasta que fue derrotado durante la guerra entre Olímpicos y Titanes. Finalmente, Cronos fue encerrado en el Tártaro, la parte más lúgubre y profunda del Inframundo. ⁷ 

Fig. 8. El titán Cronos.

Este mito podría ser una interpretación elaborada por los antiguos griegos, para poder así explicar el por qué se producían estos espectaculares fenómenos astrales.

Fig. 9. El titán Cronos.

Si contemplamos La Maroma echándole una pizca de imaginación, mirándola como si de un ser vivo se tratase, su forma nos recuerda al lomo de un gigantesco bóvido. Su apariencia ovalada pudo propiciar que fuese interpretada como una deidad femenina durante la Antigüedad más remota. Por lo tanto, no nos encontraríamos ante un toro, sino ante una colosal vaca de tierra y piedra que podría corresponderse con Hathor, una diosa del Antiguo Egipto. 

Fig. 10. La Maroma (2.069 m.s.n.m.).

Hathor fue una de las principales diosas del panteón egipcio. Su nombre significa La casa de Horus, pero también era llamada Señora del Occidente o Diosa de la montaña occidentalHathor era la diosa-vaca que sostenía el cielo sobre sus patas. Mientras tanto, su hijo Horus (dios halcón asociado al dios solar Ra) se introducía por su boca cada noche para renacer a la mañana siguiente. Más tarde, la diosa Isis asumiría el papel de madre de Horus. ⁸

Fig. 11. Diosa egipcia Hathor.

Según el Libro de los muertos, aquellos que se dirigiesen a la diosa de la forma correcta serían transportados sobre su lomo hacia el más allá. Frecuentemente, Hathor era representada como una diosa-vaca, pero su forma más habitual era la de mujer con un tocado de cuernos de vaca, entre los cuales sostenía un disco solar que estaba rodeado por una serpiente. ⁹ 

Fig. 12. Hathor.

Las vacas y los toros fueron animales divinizados en diferentes ciudades del Antiguo Egipto. Tenían un culto funerario propio, en el que se practicaba la momificación y cuyas vísceras eran preservadas en vasos canopos. En la finca del Retiro (Churriana, Málaga) se descubrió un vaso canopo de alabastro veteado datado en los siglos VII-VI a.C. Parece que las partes que lo constituyen, recipiente y tapadera, están intercambiadas. La cabeza (tapadera) perteneció a un toro Mnevis, adorado en la ciudad de Heliópolis y en estrecha relación con el dios Atum. Por otra parte, la inscripción de la panza del vaso (recipiente) menciona al dios Duamutef y a la diosa Neith. ¹⁰

Fig. 13. Vaso canopo (Málaga).

En Málaga se produjo el hallazgo de un medallón fenicio de finales del siglo VII a.C. En su anverso presenta las escenas de la victoria de un faraón sobre sus enemigos, mientras que su reverso se aprecian unas cabras afrontadas y encaramadas a un árbol sagrado. En la ciudad malacitana también se han hallado otras piezas egiptizantes: un escarabeo de cornalina, un uschebti (estatuilla), un Bes de oro (deidad protectora) y una excepcional pieza de marfil con la representación de un faraón [Rodríguez Oliva]. ¹¹

Fig. 14. Medallón aúreo (Málaga).

Esta teoría se ampara en reflexiones esotéricas que considero dignas de mención, pues conceden cierta coherencia a esta abigarrado relato. Edgar Cayce (1877-1945), fue un médium estadounidense que decía poseer la habilidad responder ciertas preguntas mientras se encontraba en un estado hipnótico de trance. Apodado el Profeta Durmiente, desarrolló capacidades extrasensoriales que iban más allá de las predicciones, pues incluso llego a curar ciertas enfermedades. También acallaría a los escépticos cuando el gobierno estadounidense le encargó la misión de encontrar a soldados desaparecidos, cumpliendo el cometido con un alto porcentaje de éxito. Cayce adivinó el día de la muerte de Roosevelt así como el día de su propia muerte. También el asesinato de J.F. Kennedy, el crac de Wall Street y el inicio y final de la II Guerra Mundial. ¹²

Fig. 15. Edgar Cayce: el profeta durmiente.

Cayce y sus seguidores creían que la Gran Esfinge de Guiza había sido construida por los atlantes y que bajo la estatua se encontraba la «Sala de los Archivos». Él decía haber vivido en la Atlántida hace miles de años, y tras su destrucción, huyó con los archivos de dicha civilización a Egipto, enterrándolos cerca de la Gran Esfinge. ¹³

Fig. 16. La Gran Esfinge de Guiza.

Mark Lehner, ferviente defensor de Cayce y de su teoría de los atlantes, intentó encontrar la Sala de los Archivos en 1973. Paulatinamente, fue abandonando dichas opiniones. Lehner (junto a Zahi Hawass) es la mayor autoridad mundial en lo referente a la Gran Esfinge y pirámides de la meseta de Guiza. Resulta cuanto menos curioso que, este reputado egiptólogo, defendiese con ahínco una hipótesis tan sumamente atrevida como es la vinculación entre la Atlántida y el Antiguo Egipto, para posteriormente convertirse en uno de sus mayores detractores. ¹⁴

Fig. 17. Mark Lehner.

En la sala 42 del Museo del Cairo hay un texto grabado en piedra que muy pocos turistas se detienen a contemplar. Nos referimos a la Estela del Inventario, que con seguridad, se trata de una copia de un texto mucho más antiguo. Esta inscripción pertenece a la dinastía XXVI, que gobernó Egipto entre los años 664 y 525 a.C. En ella se lee un párrafo demoledor, que deja sin argumentos a los arqueólogos, dice así: El faraón Keops fundó la casa de Isis, señora de la pirámide, detrás de la casa de la Esfinge. ¿A qué se refiere con señora de la pirámide?, ¿quiere esto decir que la Gran Pirámide ya existía cuando el faraón Keops llegó al poder? [J.J. Benítez]. ¹⁵

estela-del-inventario
Fig. 21. Estela del Inventario.

Otra evidencia arqueológica digna de mención es el Canón de Turín, una escritura hierática de la época del célebre Ramsés II (1290 y 1224 a.C.). Fue descubierto en 1822 por el viajero italiano Bernardino Drovetti en la antigua ciudad egipcia de Tebas. En este documento se lee una extraña lista de reyes, una lista de reyes egipcios imposible para la ciencia. Si se aceptase lo manifestado en este documento arqueológico, la cronología establecida se vendría abajo. Según este papiro de 1.70 m de longitud, en un lejano pasado, Egipto fue gobernado por unos seres mitad hombres-mitad dioses, que recibían el nombre de Shemsu Hor: Los Compañeros de Horus. Estos misteriosos reyes habrían gobernado el Valle del Nilo hace 11.000 años, mucho antes de lo que afirma la arqueología, que sostiene que fue hace 5.000, durante la época del faraón Menes.              [J.J. Benítez]. ¹⁶

Fig. 22. Canon de Turín.

En el 240 a.C., el sumo sacerdote Manetón recibió el encargo del faraón Ptolomeo II Filadelfo de escribir la historia de Egipto desde sus comienzos. Manetón tuvo acceso a la documentación depositada en el Templo de Edfu en Heliópolis, y cumplió con aquel encargo. En los escasos fragmentos que se conservan, coincide en lo básico con el mencionado Canón de Turín. Según Manetón, antes de Menes (primer faraón de la primera dinastía), Egipto fue gobernado por semidioses durante miles de años. No habló de los Shemsu Hor, pero la casualidad es más que sospechosa. [J.J. Benítez]. ¹⁷

Fig. 23. El dios Horus.

El investigador español Manuel Delgado fue el primero en percatarse de lo que guarda el nuevo museo nubio, un hallazgo que de nuevo nos hace dudar de la cronología oficial. Se trata de un huevo de avestruz descubierto en la tumba 96 del cementerio 102 en Nubia, por el arqueólogo inglés Cecil Mallaby Firth. El hallazgo tuvo lugar en 1907 pero dada su naturaleza, fue silenciado. Alguien dibujó sobre él y lo depositó junto al cadáver, tratándose de un objeto muy querido por el difunto. En una de las superficies pueden apreciarse los dibujos de un avestruz y algunas plantas. Mientras que en la cara opuesta se aprecia una escena imposible: el curso del río Nilo y la silueta de las tres pirámides de la meseta de Guiza [J.J. Benítez]. ¹⁸

Fig. 24. Huevo de avestruz (Nubia).

El hallazgo de este huevo de avestruz no tendría mayor importancia, de no ser por un pequeño gran detalle. Según los investigadores, los restos humanos de la citada tumba 96 tiene una antigüedad de 7.000 años, pues pertenecen a la cultura Naqada I. Si la arqueología afirma que las pirámides de Guiza fueron levantadas hace 4.600 años, ¿cómo es posible que aparezcan dibujadas en un huevo de avestruz hallado en una sepultura con de 7.000 años de antigüedad? [J.J. Benítez]. ¹⁹

Fig. 25. Montañas piramidales (Nerja).

Nuestras montañas podrían ser aquellas pirámides dibujadas en el huevo nubio y además, podrían permitirnos establecer una conexión entre el Antiguo Egipto y la desaparecida Atlántida, pues según Edgar Cayce, ambas civilizaciones estarían relacionadas. Esta teoría pretende sugerir que el Pico del Cielo (titán Atlas), su montaña contigua (titán Cronos) y el Pico Lucero (rey Hesperos), habrían inspirado el diseño de tan afamadas construcciones.

Fig. 26. Montañas piramidales (Nerja).

Estas cumbres podrían estar relacionadas con el Sepulcro de Pozo Moro, un monumento funerario ibérico que data de finales del s. VI – comienzos del s. V a.C. Fue hallado en Chinchilla de Montearagón (Albacete) y se encontraba a 300 m de vía Heráclea (o Augustea en época romana), que unía el Levante con el Alto Guadalquivir. Este monumento tiene sus orígenes en los sepulcros neo-hititas del próximo oriente, y bajo él, se quemó y enterró un varón de unos cincuenta años. La torre está construida con sillares de piedra isódomos, adornada por leones en sus esquinas y según la reconstrucción de Almagro Gorbea, estaba rematada por un vértice piramidal, que simboliza el máximo de energía que necesita el cuerpo para ir al más allá                  [A. Madrigal]. ²⁰

Fig. 27. Monumento funerario de Pozo Moro.

La torre está decorada con relieves que ilustran pasajes mitológicos, narraciones visuales que se realizan con símbolos del mundo orientalizante, aunque también se incorpora nuevos elementos. La iconografía de sus relieves ha convertido la tumba de Pozo Moro en uno de los monumentos ibéricos más controvertidos. Se narra una historia individual, la de un héroe fundador de un linaje, que es cremado y enterrado bajo el monumento. Un relieve destacado es una escena de la conquista del árbol de la fecundidad, un jardín mágico y paradisíaco al que accede un héroe con la intención de arrebatar el árbol [A. Madrigal].²¹ Este podría haber sido el granado, púnica granatum

monumentos ibéricos
Fig. 28. Monumentos Ibéricos.

Aunque quizás, el relieve más significativo sea la escena del sacrificio y el banquete, cuyo significado escatológico apunta a un rito de iniciación en un lugar infernal, la ultratumba. Esta escena nos recuerda a otros ritos iniciáticos de acceso a la inmortalidad, entre ellos el banquete de Pélope, donde la diosa griega Demeter llora por la desaparición de su hija Perséfone (doncella raptada por el dios Hades). Este relieve también guardaría relación con el mito de Cronos (titán que se tragó a sus hijos), pues un banquete sacrificial puede revertir en una cocción de inmortalidad.                                [A. Madrigal]. ²²

Fig. 29. Escena del sacrifico y banquete.

Otro aspecto muy interesante de este monumento funerario es que se asentaba sobre un pavimento de guijarros con forma de piel de toro extendida. Para sacralizar aún mas el recinto, el lugar se cercó con un pequeño murete de adobes que también se disponía de la forma mencionada [A. Madrigal].  ²³

pozo moro dibujo
Fig. 30. Monumento funerario de Pozo Moro.

La forma de piel de toro extendida es una forma simbólica y de gran importancia para las sociedades de la Antigüedad. Cuando despellejamos un toro o una vaca y estiramos su piel, obtenemos una silueta característica. Los minoicos de la isla de Creta forjaban lingotes de cobre y bronce con esta peculiar forma. Son denominados keftiubarren y podemos encontrarlos dispersos por múltiples lugares del Mediterráneo. ²⁴

Fig. 31. Keftiubarren.

En la Biblia se menciona la ciudad de Keftiu o Capthor, que se nombra como una división de los antiguos egipcios cuyos habitantes se denominan capthorites. Además, también se menciona en inscripciones antiguas halladas en Egipto y en las ciudades sirias de Mari y Ugarit. Los investigadores actuales tienden a ubicarla en Sicilia, Creta o Chipre.²⁵ Sin embargo, esta ciudad bíblica podría haber estado en el sur peninsular, pues los lingotes en forma de piel de toro (keftiubarren) podrían estar relacionados con la diosa-vaca que hemos mencionado párrafos atrás.

Fig. 32. Keftiu (Capthor).

La taurocatapsia era un ejercicio muy popular entre los antiguos minoicos, quiénes demostraban su habilidad saltando frente a un toro salvaje. En la isla de Creta se encuentra el Palacio de Cnossos, el más importante de los palacios minoicos, donde se halló el Fresco de la taurocatapsia (1.500 a.C.). ²⁶

Fig. 33. Fresco de la Taurocatapsia. 

La forma de piel de toro extendida también está constatada en altares y objetos rituales de Tartessos, aquella civilización que, según los antiguos griegos, fue la primera de todo Occidente. La sociedad tartésica se desarrolló en el suroeste de la Península Ibérica durante la Edad del Bronce y la Edad del Hierro. ²⁷

Fig. 34. Localización de Tartessos. 

En algunos pasajes de la Biblia, la palabra Tarshish, tiene diversos significados según el asunto que se trate. Por lo tanto, podría ser sinónimo de Tartessos o, simplemente, del extremo occidente, como ocurre en Isaías (2, 12- 16), en Ezequiel (27, 12) y en otros pasajes [Rodríguez Oliva]. ²⁸

Fig. 35. Las naves de Tarshish.

“Gemid, naves de Tarsis, porque está destruido vuestro puerto”. Isaías 23:1. ²⁹

Como decíamos, los tartesios, al igual que los minoicos, forjaron objetos en forma de piel de toro extendida, como bien atestiguan algunas piezas del Tesoro del Carambolo. Hablamos de un conjunto de piezas de oro datadas en el s. VII a.C. que fueron halladas en 1958 en el Cerro del Carambolo (Camas, Sevilla). El arqueólogo y catedrático don Juan de Mata Carriazo describió el hallazgo como un tesoro digno de Argantonios, el legendario rey de Tartessos. ³⁰

Fig. 36. Pectoral del Carambolo.

Ilustres historiadores como Mata Carriazo, Blanco Freijeiro o Maluquer de Motes, defendían que eran pectorales que portaban personajes ilustres como reyes o sacerdotes. Otros historiadores más actuales, argumentan que en realidad se trataba de adornos que ornamentaban el cráneo de toros (o vacas) que iban a ser sacrificados como ofrendas dirigidas a los dioses, siendo estas piezas posteriormente reutilizadas. ³¹

Fig. 37. Ambas interpretaciones para un mismo objeto.

El Turuñuelo (Guareña, Badajoz) es el yacimiento tartésico mejor conservado. Se trata de un edificio del s. V a.C. que se localiza en la Vega Alta del Guadiana, a escasos 3 km de la ya mencionada necrópolis de Medellín (donde se halló el medallón de la colina primigenia con forma piramidal). Las excavaciones, iniciadas en 2014 por Sebastián Celestino Pérez y Esther Rodríguez González, sacaron a la luz un habitáculo de 70 m cuadrados que tendría la función de palacio y santuario, ya que en el centro se ha localizado un altar en forma de piel de toro extendidaAl igual que otros edificios de la zona, el Turuñuelo fue incendiado y sepultado con arcilla tras una ceremonia en la cual se sacrificaron animales y que incluyó un banquete. Esto remite a las hecatombes, grandes sacrificios de animales que se describen en el Antiguo Testamento o en la Ilíada.³² Por lo tanto, en este lugar pasó exactamente lo mismo que ilustra uno de los relieves de Pozo Moro, la ya mencionada escena del sacrifico y el banquete

Fig. 38. El yacimiento del Turuñuelo (s. V a.C.).

El tamaño del yacimiento y la riqueza de sus materiales evidencian una gran capacidad organizativa, así como un enorme poderío político y económico. En él se han hallado objetos de origen griego, fenicio y etrusco, lo que manifiesta una clara relación con otras culturas mediterráneas. Pero el hallazgo más destacado son unos pies de una escultura en mármol, algo sin precedentes para la época, pues no encontramos algo así hasta la llegada de los romanos. Dado su excelente estado de conservación, mantiene aún la policromía: el azul egipcio del pedestal y el rojos de los pies y las uñas [J.A. Aunión]. ³³

pies turuñuelo
Fig. 39. Pies de la escultura del Turuñuelo.

Todos estos hallazgos arqueológicos producidos en otros puntos de España, deberían hacernos reflexionar. Necrópolis fenicias en Almuñécar y Algarrobo, santuarios y sepulcros tartésicos en Badajoz y Sevilla y absolutamente nada equiparable en Nerja. ¿Cómo es posible que en uno de los lugares más bellos del Mediterráneo occidental, no haya ninguna evidencia similar? 

Fig. 40. Recreación idealizada de la Atlántida.

Considero sumamente lógico que un egipcio, un minoico, un griego o un fenicio, prefería erigir sus templos en Nerja antes que hacerlo en otros lugares en los que sí se han hallado importantes restos arqueológicos. Únicamente tenemos que saber apreciar la indiscutible belleza que caracteriza a esta región y comprender que está tremendamente expuesta a la erosión, debido al efecto de mar, de los movimientos sísmicos y de las periódicas y devastadoras lluvias torrenciales.

Fig. 41. Nerja: La Atlántida (La isla de Atlas).

Curiosamente, la Cueva de Nerja alberga pinturas rupestres paleolíticas en forma de piel de toro extendida. Los arqueólogos las denominan bitriangulares, pero presentan una enorme similitud respecto a la forma mencionada. Comparen ustedes mismos los siguientes calcos; el primero, de un pavimento tartésico; el segundo, de las pinturas rupestres halladas en el interior de la cavidad nerjeña. 

en tumbas y edificios
Fig. 42. Pavimento (Tartessos).
Fig. 43. Pinturas (Cueva de Nerja).

Recordemos que, la diosa-vaca Hathor, llevaba sobre su lomo a aquellos que, tras su muerte, deseaban ir al más allá. Por lo tanto, estas ancestrales pinturas podrían ser referencias aquel mito egipcio, una relación entre dos elementos naturales cercanos: La Maroma es la diosa diosa-vaca que porta sobre sobre su lomo a los difuntos y los lleva hasta la Cueva de Nerja, el lugar donde descansan los muertos.

Fig. 44. La Maroma (2.069 m.s.n.m.).
yea
Fig. 45. La Cueva de Nerja.

Como podemos ver en la siguiente imagen, el acceso a las pirámides repartidas a lo largo y ancho del mundo, se efectuaba mediante tres puertas. Hablamos de una característica común a pesar de la evidente distancia cronológica y geográfica que separa a estas increíbles y complejas construcciones.

Fig. 46. Pirámides del mundo.

Si la Cuesta del Cielo y su montaña contigua, son pirámides naturales, la Cueva de Nerja constituye o representa las entrañas de dichas pirámides. Hablamos de un profundo y colosal mundo subterráneo ubicado bajo montañas de apariencia piramidal, cuyos vértices conducen la vista a la inmensidad del cielo. Más concretamente, la Cueva de Nerja se halla justo debajo de la montaña piramidal más oriental, es decir, justo debajo del titán Cronos. Según la mitología griega, Hades, dios del Inframundo, es hijo de Cronos, hecho que podría respaldar esta particular interpretación del relieve.

Fig. 47. Cueva de Nerja (el Hades o Inframundo).

Durante la Antigüedad, la entrada a la Cueva de Nerja estaba se realizaba por una enorme arcada, hoy día sepultada por deslizamientos de tierra ocurridos hace 3.600 años. Dicha arcada estaba constituida por tres partes bien diferenciadas: la Sala del Vestíbulo, la Sala de la Mina y la Sala de la Torca.³⁴ En el 1.600 a.C. la entrada al interior de estas colosales y milenarias pirámides naturales fue sepultada para siempre.

Fig. 48. Antigua entrada a la Cueva de Nerja. 

Curiosamente, sobre el 1.500 a.C., los antiguos egipcios cambiaron definitivamente su forma de enterrarse, sustituyendo a las pirámides por los hipogeos (tumbas excavadas en la roca). Tradicionalmente, el cambio en el concepto de tumba ha sido atribuido al traslado de la capital de Menfis a Tebas, que se produjo en torno al 2.040 a.C. ³⁵

Tumbas-egipcias-1024x431
Fig. 49. Tipo de tumbas egipcias.

En contrapartida, esta teoría aboga por una estrecha relación entre los pueblos del sur peninsular y del norte de África, siendo el Mediterráneo Antiguo un mundo totalmente interconectado por numerosos barcos que surcan el mar. Recordemos que, para los griegos y egipcios de la Antigüedad más remota, el sur peninsular constituía el confín del mundo, la tierra de los antiguos dioses. 

02_120728272-1.jpg
Fig. 50. Los confines del Mundo Antiguo.

Hace escasos meses, se descubrió en la Cueva de Nerja una vasija funeraria del Neolítico que, sorprendentemente, se encontraba en el entorno de las Galerías Turísticas. Al encontrarse oculta en una grieta, había pasado desapercibida durante los 60 años que la cavidad lleva descubierta. En dicha grieta, también se aprecia un signo triangular, posiblemente doble y ejecutado en pigmento rojo. Por ahora, esta pintura rupestre ha sido fechada en el Paleolítico Superior. ³⁶

Fig. 51. Vasija funeraria neolítica.

Ese triángulo “doble” representado en el interior de la Cueva de Nerja, podría ser una representación esquemática de los dos titánicos y colosales triángulos que hay sobre nuestro Hades: El Pico del Cielo y su montaña contigua (Atlas y Cronos). Otra posibilidad sería que, ese signo triangular “doble” dibujado en el interior del Inframundo, sea un intento conceder volumen a Cronos, padre del dios Hades. Este titán presenta un definido aspecto piramidal al ser divisado desde ciertos lugares del municipio nerjeño.

IMG_20181029_114143_resized_20181030_053833440
Fig. 52. Montañas de apariencia piramidal. 

 

  • Bibliografía:
  1. Díaz Montexano, Georgeos (2013). La isla de Atlas o Atlantis en los textos egipcios. https://georgeosdiazmontexano.wordpress.com/2013/10/01/georgeos-diaz-la-isla-de-atlas-o-atlantis-en-los-textos-egipcios/
  2. Rodríguez Oliva, Pedro (2002). Historia de Andalucía (2ª edición), p. 71-72

  3. Medallón de Trayamar. Red Digital de Colecciones de Museos de España. http://ceres.mcu.es/pages/ResultSearch?txtSimpleSearch=Medall%F3n%20de%20Trayamar&simpleSearch=0&hipertextSearch=1&search=simpleSelection&MuseumsSearch=MMA%7C&MuseumsRolSearch=2&amp
  4. ibíd.
  5. ibíd.
  6. Medallón de plata de Medellín (Badajoz). Los íberos y sus imágenes. https://www.almendron.com/historia/antigua/prerromanos/ibera/formacion/precedentes/iconografia/ico_03.htm
  7. Cronus (Kronos), Greek Titan God of Time, King of the Titans (Roman Saturn). Theoi Greek Mitology. https://www.theoi.com/Titan/TitanKronos.html
  8. Thode, Rosa y López, Francisco (1999). Hathor. Egiptología.org, la Tierra de los Faraones. http://egiptologia.org/?page_id=1999
  9. ibíd.
  10. Vaso canopo, Museo Arqueológico Nacional. Red Digital de Colecciones de Museos de España (ceres.mcu.es), nº inventario: 1973/44/1

  11. Rodríguez Oliva, Pedro (2002). Historia de Andalucía (2ª edición), p. 68
  12. García Cuartango, Pedro (05/03/2018). Edgar Cayce, el hombre que anticipó el asesinato de Kennedy y adivinó la fecha de su propia muerte. ABC. https://www.abc.es/cultura/abci-edgar-cayce-hombre-anticipo-asesinato-kennedy-y-adivino-fecha-propia-muerte-201803051002_noticia.html
  13. Gran Esfinge de Guiza. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Esfinge_de_Guiza
  14. ibíd.
  15. Benítez López, Juan José. Las pirámides de Egipto son un gran engaño. https://www.youtube.com/watch?v=rTCxh1wETfE, min. 23:10 (Estela del Inventario).
  16. Benítez López, Juan José. Las pirámides de Egipto son un gran engaño. https://www.youtube.com/watch?v=rTCxh1wETfE, min. 25:40 (Canón de Turín).
  17. Benítez López, Juan José. Las pirámides de Egipto son un gran engaño. https://www.youtube.com/watch?v=rTCxh1wETfE, min. 27:30 (Escrito de Manetón).
  18. Benítez López, Juan José. Las pirámides de Egipto son un gran engaño. https://www.youtube.com/watch?v=rTCxh1wETfE, min. 29:40 (Huevo de Nubia).
  19. Benítez López, Juan José. Las pirámides de Egipto son un gran engaño. https://www.youtube.com/watch?v=rTCxh1wETfE, min. 30:50 (Huevo de Nubia).
  20. A. Madrigal (1999). Los relieves del monumento funerario de Pozo Moro. MAN. Creencias, símbolos y ritos religiosos.
  21. ibíd.
  22. ibíd.
  23. ibíd.
  24. Barraclough, Geoffrey (1994). Atlas de la historia de la humanidad. Barcelona, España. Editorial Levante, pp. 66-67
  25. KEFTIU
  26. Fresco de la Taurocatapsia. Wikipedia, la enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/wiki/Fresco_de_la_taurocatapsia
  27. TARTESSOS
  28. Rodríguez Oliva, Pedro (2002). Historia de Andalucía (2ª edición), pp. 61-62

  29. Vázquez Hoys, Ana María. https://www2.uned.es/geo-1-historia-antigua-universal/TARTESSOS_2FUENTES_LITERARIAS_ISAIAS.htm
  30. Liñán Baena, Cristina; Del Rosal Padial, Yolanda; Simón Vallejo, María Dolores; Extremera López, Francisco. Cueva de Nerja, p. 36. 
  31. Cortés, Mayte (23/06/2018). Hallan una vasija funeraria del Neolítico en la Cueva de Nerja. MálagaHoy, https://www.malagahoy.es/ocio/Hallan-funeraria-Neolitico-Cueva-Nerja_0_1257174351.html

 

  • Imágenes:
  1. Puentes Bueno, Juan (2018).
  2. Bueno Jiménez, Miguel (2009). http://miguelbueno.blogspot.com/2009/06/cuesta-del-cielo-nerja.html
  3. Eskippyskip (2011). https://www.flickr.com/photos/eskippyskip/5580247716
  4. http://teodorocabrilla.com/portfolio/torre-residencial-sierra-blanca-marbella/
  5. Merino Laguna, Francisco Miguel (2014).
  6. .
  7. http://www.andalucia.org/es/destinos/provincias/malaga/municipios/algarrobo-costa/multimedia/
  8. http://iberiamagica.blogspot.com/2013/02/la-necropolis-de-trayamar-y-su-medallon.html
  9. http://manuksport.blogspot.com/2012/04/senderismo-en-malaga-la-maroma.html
  10. https://www.almendron.com/historia/antigua/prerromanos/ibera/formacion/precedentes/iconografia/ico_03.htm
  11. .
  12. Cronos armado con la hoz contra su padre (Aubin-Louis Millin, Galerie mythologique, 1811). https://es.wikipedia.org/wiki/Crono
  13. .
  14. .
  15. https://es.wikipedia.org/wiki/Hathor
  16. Vaso canopo, Museo Arqueológico Nacional. Red Digital de Colecciones de Museos de España (Ceres.mcu.es). nº iventario: 1973/44/1.
  17. Martín Ruiz, Juan Antonio; Fernández Reche, Sergio. La orfebrería procedente de las necrópolis de Málaga.
  18. https://www.abc.es/cultura/abci-edgar-cayce-hombre-anticipo-asesinato-kennedy-y-adivino-fecha-propia-muerte-201803051002_noticia.html
  19. https://www.ancient-origins.es/noticias-general-lugares-antiguos-%C3%A1frica/los-misterios-la-gran-esfinge-guiza-004037
  20. http://atlantipedia.ie/samples/tag/mark-lehner/
  21. https://codigooculto.com/2017/08/fue-enoc-el-constructor-de-la-gran-piramide-de-egipto/estela-del-inventario/
  22. https://es.wikipedia.org/wiki/Canon_Real_de_Turín
  23. https://www.mitologia.info/horus/
  24. https://www.cadizdirecto.com/el-sorprendente-huevo-de-nubia-y-la-equivocada-cronologia-oficial-de-la-historia-de-egipto/
  25. Puentes Bueno, Juan (2018).
  26. ibíd.
  27. https://www.researchgate.net/figure/Monumento-turriforme-de-Pozo-Moro-Chinchilla-de-Montearagon-Albacete-Arriba_fig1_275275624
  28. https://lasnecropolisenelmundoibericoticum.wordpress.com/2018/01/23/tumba-principesca-de-pozo-moro/
  29. http://www.iberosalbacetemurcia.es/sitios.php?id=16
  30. https://www.researchgate.net/figure/Monumento-turriforme-de-Pozo-Moro-Chinchilla-de-Montearagon-Albacete-Arriba_fig1_275275624
  31. .
  32. Fresco de Acrotiri (Santorini). https://es.wikipedia.org/wiki/Civilización_minoica
  33. Fresco de la Taurocatapsia (Cnossos). https://es.wikipedia.org/wiki/Fresco_de_la_taurocatapsia
  34. https://es.wikipedia.org/wiki/Tartessos
  35. http://www.historiayarqueologia.com/2016/08/la-tarsis-biblica-en-el-mediterraneo.html
  36. https://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/ciencia-para-revelar-historia-tras-pista-tartessos_10962/2
  37. .
  38. .
  39. .
  40. .
  41. .
  42. .
  43. Sanchidrián Torti, José Luis (1994). Arte rupestre Cueva de Nerja, p. 302.
  44. .
  45. .
  46. .
  47. .
  48. .
  49. .
  50. Puentes Bueno, Juan (2018).
  51. .
  52. Puentes Bueno, Juan (2018).

 

Nerja, capital de la Atlántida ®

Juan Puentes Bueno 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s