Capítulo II. Reinterpretando la ubicación de la Atlántida: la Isla de Atlas.

Etimológicamente hablando, "Atlántida" significa" Isla de Atlas", por lo tanto, deberíamos partir de la siguiente premisa: sin Atlas no hay Atlántida. Esta teoría sugiere que el mítico titán Atlas podría haber sido el Pico del Cielo (1.508 m.s.n.m.), una montaña que aparenta tener una cabeza piramidal y dos robustos hombros sobre los cuales parece descansar la bóveda celeste.

Capítulo III. Explicación del cataclismo: riesgo sísmico y lluvias torrenciales.

Tradicionalmente, el cataclismo que acabó con la Atlántida suele vincularse con un enorme tsunami. Sin embargo, aquella catástrofe pudo ser en realidad un devastador terremoto que se produjo mientras se precipitaban intensas lluvias torrenciales. Hablamos de una coincidencia improbable, pero que en caso de producirse tendría un efecto absolutamente demoledor, mayor incluso que el podría generar un hipotético tsunami.

Capítulo IV. El sur peninsular: un lugar sagrado para las civilizaciones de la Antigüedad.

Para los antiguos egipcios el origen del mundo estaba en la colina primigenia, también llamada isla o huevo primigenio. Aquel huevo, que emergió del océano del caos (Nun) y que fue el lugar en donde nació el sol (Ra), podría haber sido La Maroma (2.069 m.s.n.m.), una montaña que presenta un aspecto ovalado a pesar de su elevada altura.